Dentro de la industria de la seguridad, la videovigilancia ha experimentado año tras año una creciente expansión respaldada por las constantes innovaciones tecnológicas, el desarrollo de analíticas inteligentes cada vez más precisas y una mejora sustancial en la eficiencia y fiabilidad de los sistemas. Actualmente, las soluciones basadas en la protección mediante cámaras encuentran aplicación en prácticamente cualquier entorno.

Maximizando el sistema de videovigilancia

En todo proyecto de videovigilancia es esencial conocer los requerimientos técnicos del área a proteger para así poder realizar una selección acertada del equipamiento y su ubicación. Resulta crucial definir dónde colocar las cámaras para lograr una protección global, minimizando los puntos ciegos o puntos vulnerables.

Pautas básicas para instalar cámaras de seguridad:

Espacios interiores: las cámaras se deben instalar principalmente en las esquinas, pues desde ahí pueden tener un mayor ángulo de visión. Es importante también ubicarlas cubriendo zonas de entradas como puertas y ventanas. Es común combinar varias cámaras para cubrir todos los espacios críticos sin dejar puntos ciegos. En edificaciones de varias plantas se aconseja reforzar la vigilancia en la planta baja, pues es el área por donde se produce la mayor cantidad de intrusiones.

Espacios al aire libre: en áreas exteriores es necesario cubrir todos los posibles puntos de acceso, como puertas, vallas o muros que delimitan el perímetro. Las cámaras en el exterior deben ser visibles, para que ejerzan un importante efecto disuasorio. Además, debemos escoger aquellas que sean resistentes a climas adversos  como temperaturas extremas, heladas, lluvia, niebla, etc. En grandes regiones apartadas es aconsejable complementar la solución con iluminadores led para obtener más claridad en la escena y captar imágenes más nítidas.

Lectura Recomendada  ¡¡ Seguridad Total !! Cuidamos de tu patrimonio

Eliminar zonas muertas: el área que se ubica justo debajo de la cámara y que el propio dispositivo no puede cubrir es la denominada zona muerta. Para solventar esta problemática—una de las mayores de la industria de la seguridad—se requiere diseñar el sistema de modo tal que otra cámara apunte siempre hacia la zona no cubierta para que no quede ningún ángulo muerto.

Iluminación: es importante también evitar los contraluces, la luz frontal y minimizar los reflejos al momento de colocar una cámara. Hay que impedir, también, que la luz impacte de manera directa en la cámara, por lo que en exteriores se debe colocar de manera tal que la luz del sol quede detrás.

Altura y ángulo de visión: las cámaras deben colocarse a una altura que impida que sean alcanzadas desde el suelo. Es importante evitar un ángulo elevado, ya que mientras más elevada sea la perspectiva será más difícil reconocer rostros o visualizar detalles.

Cumplimiento de normativas: otro aspecto fundamental a considerar es el lugar hacia el que apuntan las cámaras, principalmente si es hacia la vía pública o domicilios particulares, pues debemos cumplir con la normativa de protección de datos personales y la privacidad.

Si tus necesidades están vinculadas a esta línea tecnológica, no dudes en contactarnos, podemos ofrecerte toda la información que precises y brindarte las mejores soluciones para tu proyecto de videovigilancia al 0989490916.