La sensación de inseguridad se mantiene, según las estadísticas: ocho de cada diez Ecuatorianos sienten que podrían ser víctimas de un robo en los próximos doce meses. Por eso es importante estar preparados para reaccionar ante uno. Muchas veces, las acciones tomadas durante estas situaciones de estrés pueden generar un perjuicio mayor al robo de bienes materiales, incluyendo poner en riesgo la vida. Lo mejor es seguir las siguientes recomendaciones.

No oponer resistencia

Esto es lo primordial ya que tenemos las de perder porque estamos frente a un sujeto con arma de fuego. No hay que forcejear con él ni tampoco hablarle o mirarlo de manera agresiva. Para salir ilesos, se recomienda nunca enfrentarse al ladrón.

Evitar mirar al delincuente a los ojos

El hampón no quiere ser identificado, si lo mira directamente podría volverse más agresivo y hasta se le podría escapar un tiro. Lo mejor es mantener la cabeza agachada y acatar sus órdenes sin reprochar.

En caso lo identifique

Si reconoce al ladrón no hay que decirlo. Incluso, una mirada nos puede delatar. Lo ideal es actuar como si no lo hubiéramos reconocido. Se debe intentar retener en la memoria la descripción del agresor, de la forma más clara posible, ya que luego podremos ayudar a la Policía a identificarlo y capturarlo.

No intentar huir

Esta idea puede pasar por nuestra cabeza si cargamos un objeto de valor, pero nos puede costar muy caro. Si salimos corriendo nos pueden herir en la espalda y las consecuencias pueden ser muy graves, como quedar minusválido. Asimismo, cuando el delincuente escape, no intente detenerlo o alcanzarlo.

Lectura Recomendada  Importancia de los sistemas de Alarmas

Hablar lo mínimo

Hay que tratar de hablar de manera muy serena y razonable con el asaltante y darle lo que pida. No gritar ni levantarle la voz. Tampoco se debe extender la conversación, ya que queremos que el asalto acabe lo antes posible. Cuando termine, debemos ponernos en contacto primero con nuestros familiares para poder calmarnos y luego con las autoridades para denunciar el hecho.

No obstante, lo ideal es enfocarse en la prevención, para evitar que pasemos por una experiencia traumática. Por ello, le compartimos algunos consejos:

  • Varíe las rutas de desplazamiento así como los horarios para salir o regresar del trabajo o la casa.
  • Modere el uso de ropa o artículos ostentosos.
  • Si está armado de forma legal, sea precavido en el manejo de esta herramienta.
  • Permanezca atento cuando baje de un vehículo o en los paraderos.
  • Antes de ingresar a su casa, asegúrese de que no haya nadie sospechoso cerca de usted.

Su seguridad es lo más importante, por ello adopte una cultura de prevención.