Hoy en día, disponemos de programas y aplicaciones web o móviles que hacen uso de los localizadores GPS desde nuestros teléfonos inteligentes, tabletas u ordenadores, ayudándonos a conocer la ubicación de nuestro vehículo e incluso de nosotros mismos en todo momento.

Estos sistemas de localización también se están implementado para ofrecer un mejor servicio al cliente en lo que se refiere al seguimiento de flotas. En algunos casos podemos afirmar que se trata de una evolución del tacógrafo digital.

¿Para qué sirve un localizador GPS?

A nivel de empresas, estos sistemas de localización de flotas GPS son de gran utilidad ya que ayudan al control y optimización de los vehículos. Por ejemplo, permite gestionar flotas de todo tipo de vehículos, dando mayor control sobre los recursos disponibles, así como también controlar tiempos de entrega e itinerarios.

Además, en flotas de transporte el control GPS de flotas es ideal a la hora de optimizar labores logísticas y de producción, ya que ayuda a mejorar los servicios de búsqueda y entrega de productos.

En caso de robo del vehículo o no recordar dónde se ha dejado, un localizador GPS para el coche nos dará información sobre la ubicación exacta de éste, aumentando la seguridad antirrobo.

Lectura Recomendada  ¿En qué consiste el botón de pánico?